GUIA PARA PADRES:CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS/AS EN LA SEPARACIÓN
Centro de Psicología Integral Psides. San Sebastián de los Reyes - Centro de Psicología Integral
RSS

Entradas recientes

Simplemente respira
GUIA PARA PADRES:CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS/AS EN LA SEPARACIÓN
TEATROTERAPIA PARA NIÑOS
Terapia corporal
PSICOMOTRICIDAD Y TEATRO PARA COMPETENCIAS CONDUCTUALES

Categorías

Consejos rapidos
CURSOS PROFESIONALES ESCUELA PSIDES
CURSOS TERAPÉUTICOS PREVENCIÓN DE SALUD Y BIENESTAR PERSONAL
ESCUELA PSIDES
Intervención infantil y juvenil
INTERVENCIÓN ON LINE
Jornadas y cursos intensivos
ORIENTACION PARA PADRES Y/O PROFESIONALES
con tecnología de

EL BLOG DE PSIDES

GUIA PARA PADRES:CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS/AS EN LA SEPARACIÓN

GUÍA PARA PADRES:
CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS EN SITUACIONES DE SEPARACIÓN O DIVORCIO

¿COMO AFECTA LA SEPARACIÓN A LOS HIJOS/AS?

La separación o el divorcio es una situación difícil que afecta a toda la estructura familiar. Para la pareja siempre es un proceso doloroso pero habitualmente los/as hijos/as van a ser más vulnerables, y dependiendo de como sea la gestión de sus progenitores, los más afectados/as.
Los/as niños/as reaccionan de diferentes maneras ante el divorcio; la mayoría de los/as niños/as sienten un montón de emociones confusas, siendo las más fuertes la rabia y la tristeza. Es parte del proceso normal sentir estas emociones, así como encontrarse con niños/as que parecen no sentir nada en absoluto. Incluso en muchas ocasiones los síntomas aparecen desviados hacia otras personas, objetos o actividades que no tienen nada que ver con el proceso de separación.
En función de la edad se pueden distinguir distintas reacciones características:

  • Infancia (2 a 6 años): van a ser habituales las conductas regresivas, como por ejemplo volver a dormir en la cama de sus padres, o bien llamadas constantes de atención o rabietas. En muchas ocasiones aparecen también alteraciones en el patrón de comidas y sueño, quejas somáticas, rechazo a ir al colegio, apatía o dificultades para jugar o relacionarse.
  • Niños/as (7 a 12 años): suelen exteriorizar en mayor medida sus sentimientos. Pueden aparecer comportamientos y conductas de recriminación hacia los padres (en esta etapa pueden intentar volver a unir a sus padres), conductas manipulativas o pueden mostrar preferencia por una de las figuras paternas. Del mismo modo pueden aparecer sentimientos de culpa, baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, impulsividad e incluso agresividad. En esta etapa es donde puede ser más notable las dificultades en el rendimiento escolar.
  • Adolescencia: siendo la adolescencia una época complicada, la separación puede incrementar conductas inadecuadas o de riesgo. En esta época se acentúan las conductas de desobediencia y aparecen conflictos o dificultades en las relaciones sociales. Son características síntomas de baja autoestima, agresividad y baja tolerancia a la frustración.

Todos estos problemas pueden ser temporales si se ayuda al niño/a a conseguir una buena adaptación a la nueva situación. En momentos como estos, el bienestar de los/las menores es un objetivo prioritario, siendo necesario que los progenitores estén atentos a satisfacer las necesidades físicas y emocionales de sus hijos/as. Es muy importante que los padres hablen con sus hijos y les expliquen todo lo que va a ocurrir para reducir la incertidumbre. De la misma manera va a ser imprescindible que los padres desvinculen sus problemas matrimoniales de las necesidades de sus hijos y así cooperar en la crianza de los hijos, ya que la calidad de las relaciones familiares va a ser un factor crucial para superar el proceso de separación.

PAUTAS PARA COMUNICAR LA SEPARACIÓN A LOS HIJOS

En el momento de comunicar la separación se debe explicar al niño/a lo que está
sucediendo con paciencia y sinceridad. Se debe utilizar un lenguaje adaptado a la
edad del niño/a procurando comunicar la nueva situación de forma que tenga el menor impacto posible.
Siempre que las circunstancias lo permitan, es conveniente comunicárselo con tiempo y si puede ser, antes de que se produzca la separación real. Esto les brindará un tiempo para ir comprendiendo la nueva situación, podrán acudir a ambos con el fin de solucionar sus dudas y estarán mejor preparados cuando llegue el momento de la separación.
Es muy importante que ambos padres estén presentes, dejando a un lado los posibles problemas que existan entre ellos. Los padres deben adoptar una actitud serena y confiada para poder transmitir estas mismas sensaciones a sus hijos/as, es igual de importante qué se dice y cómo se dice. El momento de la comunicación deber ser un momento de tranquilidad familiar, tanto de los padres como de los hijos/as.
En el caso de tener varios hijos/as, es recomendable hablar con todos a la vez.

Para facilitar el proceso proponemos seguir una serie de recomendaciones:
  • Los niños/as deben saber la verdad. Es importante que los/as niños/as sepan que va a ocurrir de ahora en adelante, que sucederá y cómo les afectará. También es importante que tengan claro que ellos no son la causa del divorcio y que sus padres les siguen queriendo.

Es necesario explicar que los padres os estáis separando y que vais a vivir en dos casas diferentes.

  • Los que se separan son los padres, no los hijos/as. Es fundamental decirles a los/as niños/as que la separación es una decisión de los padres tomada conjuntamente y que ellos no tienen porque perder la relación con ninguno de los dos, siguen siendo sus padres.
La decisión debe comunicarse de forma conjunta: “Hemos acordado que…”; “Papa y mama hemos llegado a la conclusión de que no podemos vivir juntos”.

  • Aportar seguridad. Los/as niños/as van a necesitar tener la seguridad de que siguen siendo una familia a pesar de que sus padres ya no vivan juntos. La decisión debe ser comunicada de manera firme y con seguridad, ya que el modo en que los padres transmiten el mensaje a los/as niños/as va a afectar a cómo los/as niños/as van a recibirlo.

  • Es importante hacer ver a los/as niños/as que ellos no son los culpables de la ruptura, que es un problema entre los padres. Esto debe decirse de forma explícita y no debe esperarse a que los/as hijos/as lo pregunten. Los padres deben dejar claro que el divorcio es una solución de adultos a un problema de adultos y nada de lo que hacen los/as hijos/as lo ha provocado. Un ejemplo puede ser el siguiente: “Sé que hemos hablado de esto pero es importante que sepas que el divorcio no es culpa tuya. A veces, los/as niños/as creen que de haber hecho algo diferente mamá y papá aun estarían juntos, pero no es así. No es culpa vuestra, mamá y papá tenían un problema viviendo juntos que no tenía nada que ver con vosotros, y la separación es la forma de resolverlo”.

  • Las decisiones deben ser tomadas por los adultos. Los/as niños/as no deben tener responsabilidad en las decisiones. Es conveniente que en el momento en el que tengan que comunicar a los/as hijos/as la noticia de que van a separarse, previamente hayan hablado y acordado que es lo que se va a decir. Se puede pedir a los niños/as opinión sobre ciertos aspectos, pero cuestiones como con quien prefieren vivir o cuánto tiempo desean pasar con cada uno son decisiones que deben tomar los padres.

  • Nunca se debe descalificar al otro progenitor. Sea cual sea la razón de la separación, los padres deben transmitir una imagen positiva tanto del padre como de la madre, ya que ambos son figuras de referencia en la vida de los/as niños/as. En ningún momento entrar en discusión o confrontación sobre ningún aspecto.

  • No dar detalles innecesarios acerca de la separación. Los/as niños/as tienen que saber únicamente los aspectos sobre la separación que puedan entender, siempre de forma adaptada a su edad.

  • Se debe comunicar a los/ hijos que pasará de ahora en adelante: con quien vivirá, dónde, cuándo y cómo se realizará la programación de visitas, que cambios se van a producir, etc. Se debe hacer ver a los niños que pueden comunicarse y hablar con sus padres siempre que lo necesiten, aunque vivan separados siempre van a tener a sus dos padres. Esto es muy importante ya que debe irse preparando a los niños para el cambio de vida que se avecina y que poco a poco vayan asimilándolo. En el caso de que existan varios hijos, dejar claro que no les vais a separar. Los hermanos tienen derecho a vivir juntos, por tanto hay que dejar claro a los hijos que aunque los padres se separan los hermanos no van a separase y convivirán juntos.

  • No prometer cosas que no se pueden cumplir. Los niños necesitan saber que se avecinan cambios a los que necesitan adaptarse y que eso no siempre puede ser fácil pero entre todos vais a conseguir lograr una buena convivencia.

  • Dar oportunidad a que los niños expresen sus dudas o preguntas. También pueden realizarse preguntas como por ejemplo: “¿qué os preocupa?” “¿Como os sentís?”; siempre responder de forma sincera y realista. Hay que mostrar mucha paciencia y ponerse en su lugar para entender sus reacciones. Los padres siempre deben estar ahí para todas las explicaciones que requieran. También se debe intentar comunicar las ventajas de la nueva situación.

  • Reafirmar lo mucho que les queréis. Muchas veces los niños creen que al no pasar tanto tiempo con sus padres estos van a dejar de quererles. Hay que comunicarles que aunque en ocasiones los adultos dejan de amarse o de vivir juntos el amor por sus hijos no va a cambiar nunca. Un ejemplo puede ser: “Papa y mama nos hemos divorciado porque era la mejor manera de vivir separados. Aun así, los dos os amaremos siempre. En ocasiones, los adultos dejan de quererse, pero los padres nunca dejan de amar a sus hijos, y nosotros no dejaremos de hacerlo jamás”.

ADAPTACIÓN PSICOLÓGICA DEL NIÑO/A ANTE LA SEPARACION

Algunas de las recomendaciones para lograr una buena adaptación psicológica son:

  • Mantener siempre una buena imagen del otro progenitor, transmitiendo a los hijos/as mensajes positivos y favoreciendo actitudes de respeto.

  • Evitar que los niños/as presencien las discusiones entre los adultos.

  • Facilitar la comunicación y la relación continuada con ambos progenitores, respondiendo de manera adecuada a las necesidades de los hijos/as

  • Permitir que el niño y la niña “disfruten” tanto con el padre como con la madre y que con naturalidad lo puedan contar al otro progenitor, así como facilitar el contacto con el resto de la familia, por ejemplo los abuelos o los tíos. Se debe evitar que los niños/as pierdan relación con el resto de la familia.

  • Introducir los menos cambios posibles en la vida de los niños. Se debe procurar que los/as hijos/as realicen las mismas actividades que realizaban antes de la separación: asistir al mismo colegio, mantener las mismas amistades, seguir con las actividades extraescolares, etc. Lo ideal es que los cambios en los lugares habituales sean mínimos.

  • Evitar las conductas sobreprotectoras o justificantes sobre los hijos e hijas, como permitir actuaciones o hechos que no serían toleradas antes de la separación.

  • Mantener una buena capacidad de negociación del padre y de la madre para tomar conjuntamente la mayor parte de las decisiones que aparecen durante el desarrollo y la educación de los/as hijos/as incluyendo los temas referentes a las normas, límites y disciplina.

MENSAJES CLAVES PARA RECORDAR AL NIÑO/A

*La decisión sobre la separación o el divorcio es exclusivamente de los padres, los hijos/as no han tenido nada que ver en la decisión. Los padres toman esta decisión porque creen que es lo mejor para toda la familia.
*Los padres no se han separado porque el niño/a se haya portado mal; el niño/a no es el culpable
*Hacer saber al niño/a cuántas personas se preocupan por él (abuelos, hermanos, amigos, primos, etc.) y desean que sea feliz. El niño/a no tiene porqué tener miedo a ser abandonado o a quedarse sólo. Sus padres y el resto de la familia siempre le van a querer.
*El niño/a tiene que saber que seguirá disponiendo de ambos padres cuando lo necesite para cualquier aspecto que precise, aunque ya no vivan juntos.
*Siempre que el niño/a tenga alguna preocupación o se sienta mal, podrá hablar con los padres; esto le hará sentirse mejor.
*Aunque los padres se hayan separado, el niño/a puede igualmente amar y ser amado.
*Los padres tienen que demostrar su amor de diversas maneras, por ejemplo intentando estar con sus hijos/as siempre que pueden, ayudándole cuando le necesitan y aportando cariño y seguridad.

EQUIPO PSIDES

MARIA PASTOR PASCUAL
NEREA MONJE CARRACEDO

Bibliografía
  • Cómo explicar el divorcio a los niños. Roberta Beyer y Kent Winchester

  • El divorcio explicado a los niños. Cynthia McGregor.








0 comentarios para GUIA PARA PADRES:CÓMO ACTUAR CON LOS HIJOS/AS EN LA SEPARACIÓN:

Comentarios RSS

Añadir un comentario

Su nombre:
Dirección de email: (campo obligatorio)
Página web:
Comentario:
Haga su texto más grande, márquelo en negrita, cursiva y mucho más con etiquetas HTML. Le mostramos cómo..
Post Comment